Home » Empresas » 6 CRITERIOS PARA COMPRAR UNA EMPRESA

6 CRITERIOS PARA COMPRAR UNA EMPRESA

Cuando uno se siente empresario y emprendedor siempre tiene la duda de si crear una nueva empresa o decantarse por comprar una sociedad ya creada y limitada y hacer caso de la venta de sociedades, negocio en boga en los últimos años.

Si tenemos claro que lo mejor es empezar desde cero y crear una empresa con la que nos sintamos en sintonía y significadas desde los inicios, la solución es clara y los pasos a seguir también. Sin embargo, si optamos por comprar una empresa ya creada, debemos de tener muy en cuenta ciertos factores. Comprar por comprar lejos de traer consigo fortuna, puede convertir nuestros ahorros en un pozo sin fondo, en una bancarrota perpetua de la que despedirnos en cuanto antes.

Para empezar, es de vital importancia que conozcamos el historial de la sociedad que hemos adquirido. Comprar a ciegas es un error mortal, mientras que conocer su libro de cuentas, sus éxitos y fracasos puede darnos pistas sobre nuestro futuro más inmediato. Además, también debemos de considerar qué se esconde tras la marca, qué historia hay detrás de la creación de la empresa. Este criterio puede ser muy importante de cara a la comunicación y búsqueda de nuevos clientes.

También debemos de conocer a sus dueños, ya que es imprescindible conocer qué factores fueron los que llevaron a buscar la venta de la sociedad. Esta iniciativa hará que conozcamos también su posición respecto a sus competidores más cercanos y qué opinión tienen los clientes actuales sobre la sociedad. Aparte, ha de valorarse si merece la pena comprar esa figura legal o simplemente adquirir la sociedad.

 

6 CRITERIOS MÁS PARA COMPRAR UNA EMPRESA

Junto a estos criterios básicos para la fase previa a la adquisición de una empresa o sociedad, podemos encontrar otra tanda de media docena de ayudas desde las que contemplar nuestra futura compra con una mayor perspectiva y, así, conseguir que el grado de errores sea lo menor posible.

Por ejemplo, uno de los trucos más conocidos es el de echar un vistazo bastante extenso a las actividades realizadas por la sociedad durante los últimos tres años. En ese período de tiempo se pueden establecer los vínculos necesarios entre las ventas, los márgenes de contribución y sus ganancias netas. Y conocer el flujo de sus ventas y su patrimonio real.

Para finalizar, es aconsejable revisar con nuestros abogados la viabilidad de la compra y determinar si los dueños anteriores seguirán teniendo cierta relevancia tras la adquisición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*