Home » Empresas » Fungicidas para cenicilla

Fungicidas para cenicilla

fungicidas

La cenicilla, oídio o mildiú es un parásito que solo se desarrolla en tejidos vivos y se manifiesta como un moho blancuzco adherido a las hojas, peciolos, ramas, flores y frutos. En los últimos tiempos se ha convertido en un padecimiento de amplia distribución que afecta a los cultivos agrícolas y, por ende, a la producción de un modo significativo. De modo que tanto si se requiere de un tratamiento preventivo como de uno curativo, se debe recurrir a los fungicidas para su erradicación.

La cenicilla es responsable de las pérdidas económicas de hasta el 50% de las casi 190 especies de variados cultivos a los que ataca. La mala calidad de los frutos afectados desfavorece su comercialización. Entre los hongos que producen esta enfermedad destacan Erysiphespp, Uncinulaspp, Sphaerothecaspp y Leveillulaspp, que dañan principalmente los tejidos más jóvenes y ocasionan retrasos en el crecimiento de la planta.

En los ataques más intensos, la hoja se encoge y realiza la fotosíntesis de una manera disminuida, al igual que se reduce la cantidad de brotes. No obstante, el impacto mayor ocurre sobre los frutos, los cuales al no llenarse se deforman y no maduran adecuadamente. Con una temperatura entre 15 y 26 grados C y una humedad por encima del 90%, se favorece el desarrollo de estos microorganismos.

Cómo atacar a la cenicilla

Entre los fungicidas de FMC que existen en el mercado para combatir la enfermedad se encuentran:

  • Capri F: sistémico, del grupo de las fenilamidas, usado con éxito en las vides de vinificación. Tiene un efecto preventivo si se utiliza en el momento de iniciarse la infección, curativo porque elimina el hongo y además erradicante, al minimizar el riesgo de crear resistencia. En caso de requerirse aplicaciones adicionales se recomienda combinar su uso con Sanagricola WG.
  • Crotene 50LA: no sistémico y preparado a partir de los cloronitrilos que se emplea en los cultivos de ajo, cebada, cebolla, coles de Bruselas, coliflor, garbanzo, albaricoque, melocotón y otros; cada uno de ellos con sus respectivas dosis. El producto inhibe la respiración celular del parásito,desactiva las enzimas que participan en el ciclo de Krebs e impide la elaboración de ATP, lo que ocasiona la muerte de las células.
  • Olympus: sistémico, perteneciente a la especie química de las estrobilurinas y utilizado para controlar esta afección en las siembras de pepino, melón, tomate y calabacín. Su acción inhibe la formación de las esporas e imposibilita el desarrollo micelial por medio de la intervención en la respiración de las mitocondrias. Conviene iniciar las aplicaciones del producto de manera anticipada, al comienzo de la fase de crecimiento.
  • Riozeb WP: es una sustancia orgánica de la familia de los ditiocarbamatos. Ofrece un amplio espectro de soluciones de prevención por contacto a diversos males causados por hongos endoparásitos, que atacan a las siembras hortícolas (ajo, calabaza, pepino, cebolla, etc.), a la patata, a los frutales (melón, cereza, ciruela, albaricoque, melocotón, etc.), cítricos, olivo y vid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.