Home » Empresas » Aprendiendo del concurso de acreedores

Aprendiendo del concurso de acreedores

  1. Definición de concurso de acreedores
  2. Objetivos del concurso de acreedores
  3. ¿Cuáles son los motivos para solicitar el concurso de acreedores?
  4. ¿Quién solicita el concurso de acreedores?
  5. ¿Cuáles son los requisitos para presentar el concurso de acreedores?
  6. Ventajas del concurso de acreedores
  7. Clases de concurso de acreedores

 

1.-Definicion de concurso de acreedores

Un concurso de acreedores es un procedimiento jurídico cuya función es solucionar los problemas financieros o falta de liquidez e insolvencias de una empresa. Su nombre determina el objetivo de este procedimiento, ya que los acreedores tienen la posibilidad de cobrar lo que se les adeuda sin que los dueños de la empresa renuncien a la continuidad de la compañía.

Este proceso se encuentra tipificado en la Ley 22/2003 de 9 de julio, también conocida simplemente como Ley Concursal. Su objetivo es el de evitar, por todos los medios, la disolución total de la compañía y posibilitar que pueda, al menos en parte, conservar su patrimonio. De hecho, es el socio, al acogerse a ella, el que debe usar como garantía hipotecaria su propio patrimonio.

Las personas físicas y jurídicas que busquen de  acogerse a la Ley Concursal deben acreditar su insolvencia y su incapacidad para hacer frente a sus obligaciones crediticias. De hecho, debe constatarse que existe riesgo real de quiebra y que, para evitarla, es necesario llevar a cabo un proceso de saneamiento que permita cobrar a los acreedores y mantener el empleo de los trabajadores.

2.-Objetivos del concurso de acreedores

  • Pretende satisfacer a los acreedores
  • Protege los intereses del deudor, logrando la supervivencia de las empresas ante las insolvencias presentadas

El concurso supone sustituir las actuaciones individuales de cada acreedor por una organización jurídica de defensa colectiva de los acreedores.

Esta organización colectiva se apoya en dos principios:

  • Universalidad: se incluyen en el concurso todos los acreedores con todos sus créditos y todos los bienes del deudor que sean ejecutables.
  • Par conditio creditorum: paridad de trato de todos los acreedores. (Ver STS de 31/01/2014 TS, Sala de lo Civil, nº 754/2013, de 12/12/2013, Rec. 2241/2011)

La aplicación de ambos principios lleva a crear una comunidad de pérdidas, lo que significa que todos los acreedores han de realizar un sacrificio de sus créditos para que puedan verse satisfechos el mayor número de acreedores posibles.

La finalidad del concurso es que se satisfaga ordenadamente a los acreedores manteniendo mientras tanto la actividad empresarial, pues se considera que cuanto más tiempo esté activo profesionalmente el concursado, más créditos podrán satisfacerse con su patrimonio.

Existen, no obstante, una serie de excepciones al principio Par conditio creditorum en relación con los siguientes sujetos:

  • Trabajadores
  • Titulares de garantía real
  • Administraciones Públicas, para minimizar el efecto sobre el erario público.

3.- ¿Cuáles son los motivos para solicitar el concurso de acreedores?

El deudor debe solicitar obligatoriamente el Concurso de Acreedores en un plazo de dos meses a contar desde el momento en que tenga pleno conocimiento de las insolvencias; de lo contrario podría incurrir en responsabilidades de diversa índole legal a instancia de sus acreedores.

El acreedor debe solicitar el Concurso de Acreedores cuando prevea las insolvencias a corto plazo del deudor y considere que podría resultar perjudicado por el impago de su crédito.

No es suficiente con dejar de pagar unos cuantos recibos para poder ser declarado concursado, sino que es necesario que exista un verdadero estado de insolvencia debidamente justificado.

La insolvencia puede ser actual o insolvencia que se va a producir irremediablemente, en un futuro próximo, de forma previsible. En cualquiera de los casos, deberemos demostrar la situación de insolvencia ante el Juzgado encargado del concurso.

La solicitud de concurso de acreedores puede salvar al acreedor de situaciones económicas críticas, por los siguientes motivos:

  • Posibilidad de paralizar ejecuciones, como por ejemplo las relacionadas con préstamos monetarios. Con la solicitud del concurso se impediría en un primer momento que la entidad financiera pudiera solicitar el embargo de la vivienda principal, para cobrarse el importe de la hipoteca a la que no se haya podido hacer frente, con sujeción a determinados requisitos previstos en la ley. En el caso de que el solicitante del concurso sea una empresa, la solicitud podría asimismo servir para paralizar ejecuciones judiciales contra sus bienes y activos.
  • Se suspenden los interesesgenerados por préstamos.
  • Posibilidad de lograr un convenioa través del Juzgado Mercantil por el que queden reducidas las deudas, y/o  las aplacen en el tiempo.

4.- ¿Quién solicita el concurso de acreedores?

La solicitud puede ser presentada por el propio deudor (concurso voluntario) o los acreedores (concurso necesario).

También pudiera  darse el caso de que tenga que  recibir una herencia que esté gravada por deudas que haya que pagar con los bienes de la masa hereditaria. Aquí también resulta ventajoso solicitar el concurso de acreedores, si bien solo cabe la posibilidad de hacerlo si la herencia no ha sido ya aceptada pura y simplemente.

La solicitud de concurso de acreedores se presenta ante los Juzgados de lo Mercantil de la provincia donde tenga su domicilio el deudor. Es requisito indispensable la asistencia de abogado y procurador

El acreedor debe solicitar el Concurso de Acreedores cuando prevea la insolvencia a corto plazo del deudor y considere que podría resultar perjudicado por el impago de su crédito.

Resumiendo, el concurso de acreedores pueden instarlo empresas, autónomos o particulares, es decir, pueden solicitarlo tanto personas jurídicas como personas físicas.

Las personas físicas, siendo, o no, profesionales,  pueden ser declarados en concurso, por el impago de deudas hipoteca, compras a plazos.

Por su parte, las personas jurídicas que puedan inscribirse en el Registro Mercantil y aquellas que se inscriban en otro tipo de registros, podrán ser todas ellas declaradas en concurso de acreedores.

5.- ¿Cuáles son los requisitos para presentar el concurso de acreedores?

La solicitud del concurso de acreedores debe presentarse en un Juzgado Mercantil dentro  de los dos meses siguientes a la fecha en que se ha tenido consciencia de las insolvencias, por escrito y aclarando si es una insolvencia real o inminente, aportando la siguiente documentación:

  • Declaración de la legitimación para presentar el concurso.
  • Memoria económica del deudor.
  • Inventario de bienes y de derechos.
  • Lista de acreedores por orden alfabético.

En caso de prosperar y de que el juzgado apruebe el concurso de acreedores, se publicará el mismo en el BOE y a partir de ese momento los acreedores podrán presentar en el juzgado la solicitud y justificación de las deudas.

El juez decidirá qué deudas están debidamente justificadas y entran en el proceso de concurso y acto seguido nombrará un administrador, que se encargará durante el periodo estipulado por el juez de negociar la deuda con los proveedores para ampliar periodos de pago e incluso proceder a reducciones y quitas de deuda. El administrador concursal podrá ser una única persona o un equipo de tres, en estos casos lo normal es que sean un abogado, un economista o auditor y uno de los acreedores.

Si hay un acuerdo, se firma el convenio del concurso de acreedores con los nuevos plazos y cantidades pactadas en cada caso y la empresa puede proseguir su actividad con normalidad, poniéndose poco a poco al día con sus acreedores.

Existe un mecanismo de protección a los acreedores llamado acción rescisoria, que implica que se declaren nulos todos aquellos actos que hayan supuesto una reducción del patrimonio de la empresa y se hayan realizado en los dos años anteriores a la declaración del concurso. De esta manera se conseguiría restituir el patrimonio de la sociedad en caso de actuaciones fraudulentas.

6.-Ventajas del concurso de acreedores

Las ventajas para el acreedor que tenga la iniciativa de solicitar el concurso de acreedores son las siguientes:

Tendrá privilegio respecto de los demás acreedores y podrá cobrar un 25% del total de su crédito más que el resto de ellos.

Otra ventaja consiste en el deber del deudor de consignar ante el Juzgado el importe del crédito vencido de aquellos acreedores que hayan solicitado el concurso.

La posibilidad, en determinados casos, de cobrar los créditos acudiendo incluso a los bienes personales de los administradores de las empresas que presenten insolvencias, en caso de que los activos de la sociedad resulten insuficientes.

7.-Clases de  concurso de acreedores

Existen dos tipos de solicitud:

  • Solicitud voluntaria: cuando es realizada por la persona física o la persona responsable de la sociedad en el caso de las empresas. En estos casos, el empresario individual o societario es quién, al tener conocimiento de la posible quiebra de la empresa o de una situación de insolvencia aún no declarada, tiene la obligación de presentar la solicitud del concurso en un plazo máximo de dos meses. Si se admite a trámite será un concurso voluntario. De no solicitarlo se expone a pena de multas o incluso de imputaciones penales ya que el juez puede pensar que la quiebra fue provocada para fines ilícitos.

Solicitud forzosa: cuando el concurso de acreedores es fruto de un requerimiento de un acreedor o de alguno de los socios de la empresa, generalmente disconforme con la dirección. Un juez tramitará la solicitud de concurso de acreedores y decidirá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.