Home » Empresas » El derecho concursal para las empresas en estado de insolvencias

El derecho concursal para las empresas en estado de insolvencias

Contenido

¿A que se denomina derecho concursal?

¿Para qué sirve el derecho concursal?

¿Cuándo se considera que una empresa debe hacer uso del derecho concursal?

¿Qué es un concurso de acreedores?

¿Cuáles son las clases de concurso de acreedores?

¿Cómo se solicita el concurso de acreedores?

 

Una empresa recurre al derecho concursal cuando entra en un estado se insolvencia.

¿A que se denomina derecho concursal?

Es un proceso mediante el cual una persona, en este caso un deudor, tiene problemas para pagar a sus acreedores, de esta forma sus acreedores se reunirán en una Junta de Acreedores para decidir qué es lo que harán con el patrimonio del deudor, con la finalidad de obtener el mayor valor de él y tratar de pagar la mayor cantidad de créditos posible.

Los acreedores pueden decidir por reestructurar o liquidar el patrimonio del deudor. Esta decisión dependerá de la evaluación que los acreedores realicen.

Este proceso consta de tres fases diferentes, las cuales son:

  • Declaración del concurso
  • Fase común para la determinación de las masas activa y pasiva
  • Solución o salida del concurso (en sus formas ordinarias de convenio y liquidación

Estas fases están establecidas en la  Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.

¿Para qué sirve el derecho concursal?

El derecho concursal sirve  para dar solución a las situaciones de insolvencia empresarial y personal y también regula los acuerdos entre el deudor y sus acreedores.

La finalidad del concurso es diversa: por una parte, pretende la satisfacción de los acreedores, pero, por otra, protegiendo el interés general y los intereses del deudor, pretende lograr la supervivencia de empresas, que, de otro modo, se verían abocadas a desaparecer.

El concurso supone sustituir las actuaciones individuales de cada acreedor por una organización jurídica de defensa colectiva de los acreedores.

La finalidad del concurso es que se satisfaga ordenadamente a los acreedores manteniendo mientras tanto la actividad empresarial, pues se considera que cuanto más tiempo esté activo profesionalmente el concursado, más créditos podrán satisfacerse con su patrimonio.

¿Cuándo se considera que una empresa debe hacer uso del derecho concursal?

Cuando una empresa entra en situación concursal tiene que hacer frente a las deudas que se han originado durante este proceso.

Cuando una empresa entra en estado de insolvencia el concurso puede ser presentado por el propio empresario o sociedad o el acreedor.

La situación de insolvencia conlleva, por sí misma, un alto grado de incertidumbre y un elevado nivel de riesgo sobre el desenlace final. Por ello, es preciso conjugar una elevada preparación técnica en lo jurídico con un conocimiento del mundo empresarial y financiero. Es el conjunto de ambos factores el que permitirá anticipar los problemas que se plantearán tanto desde la óptica jurídica como de negocio y encontrar la mejor solución de entre las posibles

Ante este panorama una de las posibles vías de solución a las insolvencias y a todas las consecuencias que esta acarrea, es presentar una solicitud de concurso de acreedores ante los Juzgados correspondientes.

 

¿Que es un concurso de acreedores?

 

Es un procedimiento jurídico, que persigue por una parte que los acreedores puedan cobrar y por otra la búsqueda de soluciones para conseguir la continuidad del negocio y evitar la quiebra. Es aplicable tanto a una persona física, como un autónomo, como a una persona jurídica, tanto pymes como grandes empresas. La mayoría de concursos de acreedores solicitados en España son de empresas.

 

¿Cuáles son las clases o tipos  de concurso de acreedores?

Existen la solicitud voluntaria y la solicitud forzosa, las cuales consisten en:

  • Solicitud voluntaria: cuando es realizada por la persona física o la persona responsable de la sociedad en el caso de las empresas. En estos casos, el empresario individual o societario es quién, al tener conocimiento de la posible quiebra de la empresa o de una situación de insolvencia aún no declarada, tiene la obligaciónde presentar la solicitud del concurso en un plazo máximo de dos meses. Si se admite a trámite será un concurso voluntario. De no solicitarlo se expone a pena de multas o incluso de imputaciones penales ya que el juez puede pensar que la quiebra fue provocada para fines ilícitos.
  • Solicitud forzosa: cuando el concurso de acreedores es fruto de un requerimiento de un acreedor o de alguno de los sociosde la empresa, generalmente disconforme con la dirección. Un juez tramitará la solicitud de concurso de acreedores y decidirá si se aprueba o no.

¿Cómo se solicita el concurso de acreedores?

Para solicitar el concurso de acreedores, se debe presentar  dicha solicitud ante el juzgado mercantil, por escrito, especificando si la insolvencia es de carácter inminente, o ya ha sucedido.

Los documentos a presentar se especifican a continuación:

  • Memoria económica del deudor
  • Inventario de sus derechos y bienes
  • Una declaración de legitimidad
  • Listado de acreedores, ordenados alfabéticamente.

En caso de ser aceptado el concurso de acreedores se publica en el boletín oficial del Estado, y los acreedores proceden a presentar ante el juzgado, la reclamación de sus deudas. El juez determina cuales son aquellas deudas que están justificadas y cuales no proceden. Para ese momento se nombra un administrador, persona que se encargara de negociar las deudas en los términos de reducciones, y plazos de pago. Normalmente esta figura la representa un auditor, un economista o un abogado.

En cuanto se llega a un acuerdo, se procede a la firma del convenio, caso contrario, se procede a la liquidación de la empresa, con el objetivo de saldar las deudas contraídas.

Si hay un acuerdo, se firma el convenio del concurso de acreedores con los nuevos plazos y cantidades pactadas en cada caso y la empresa puede proseguir su actividad con normalidad, poniéndose poco a poco al día con sus acreedores.

 

Cualquier persona jurídica podrá ser declarada en derecho concursal, con la única excepción de las personas jurídicas públicas.

Todas aquellas personas jurídicas podrán acceder al concurso en la medida en que ostenten personalidad jurídica. De esta forma podrán ser declaradas en concurso:

  • Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de interés público
  • Las sociedades civiles publicadas de hecho
  • Sociedades mercantiles irregulares.
  • SA y SRL que adquieren su personalidad jurídica como tales con su inscripción en el Registro Mercantil
  • Las sociedades de capital en formación e irregulares
  • Las sociedades cooperativas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.