Home » Empresas » El trabajo a distancia en actividades no esenciales no se va a suspender

El trabajo a distancia en actividades no esenciales no se va a suspender

Por este motivo, las compañías deben formar a sus empleados en el ejercicio de este derecho, proporcionándoles un protocolo a continuar para asegurar su descanso fuera de la jornada laboral y eludir situaciones de abuso. Teletrabajo es un término que cada vez oímos más y que las compañías tienen poco a poco más presente como una forma más de llevar a cabo la jornada de trabajo. No obstante, ya antes de incorporarlo, el empresario debe tener en consideración cumplir tanto con la seguridad y la protección de datos. Por el hecho de que, aunque tus empleados trabajen en recóndito, debes cumplir exactamente las mismas leyes y normas que si trabajasen en la oficina.

“Tendrá la consideración de trabajo a distancia aquel en que la prestación de la actividad laboral se realice de forma preponderante en el domicilio del trabajador o bien en el sitio libremente elegido por este, de modo alternativo a su desarrollo presencial en el centro de trabajo de la compañía. El acuerdo por el que se establezca el trabajo a distancia se formalizará por escrito y los trabajadores bajo esta modalidad tendrán exactamente los mismos derechos que los que prestan sus servicios en el centro de trabajo”. Teletrabajo se considera cuando el trabajador desarrolla su actividad laboral de forma mayoritaria o bien completa en otro centro de trabajo distinto al de la empresa o en su domicilio. De manera que para estimar que existe teletrabajo o bien trabajo a distancia, es que por lo menos el 50 por ciento de la jornada de un trabajador se realice en un lugar distinto al centro de trabajo de la empresa, usando para ello las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Por consiguiente, a diferencia de otros colectivos, no pueden cogerse la baja por enfermedad. Se ponen como ejemplo los profesionales de restauración, transportes, instalaciones o bien construcción. Por lo que hace referencia a las empleadas domésticas, los abogados laboralistas no se ponen conforme y recomiendan a las familias que lleguen a acuerdos particulares sobre la forma de afrontar la situación. Por el momento, la Seguridad Social no ha dado ninguna indicación sobre este colectivo. Si la desconexión digital ya supone un inconveniente para los trabajadores dentro del centro de trabajo de la compañía y precisa que se regule, es una cosa que se transforma en esencial para los teletrabajadores.

El problema es que para esta manera de operar se requiere de acomodar distintas áreas del negocio. El cincuenta y dos por ciento de las pequeñas y medianas empresas no ve positivo el trabajo a distancia si no cuentan con las herramientas de gestión convenientes.

Ante la situación de emergencia y con la intención de eludir o bien minimizar el riesgo de enfermedad entre los trabajadores sosteniendo al mismo tiempo la actividad de la compañía, el teletrabajo resulta una medida recomendable y de interés mutuo frente otras opciones alternativas, como serían la suspensión de la relación laboral o el despido. Los trabajadores a distancia van a tener los mismos derechos que los que prestan sus servicios en el centro de trabajo de la compañía, salvo aquellos que sean inherentes a la realización de la prestación laboral en el mismo de manera presencial. De manera especial, el trabajador a distancia tendrá derecho a percibir, por lo menos, la retribución total establecida de conformidad con su conjunto profesional y funciones.

Tal migración, en términos físicos, no es una sustracción del trabajador de su ambiente laboral para obligarlo a adoptar modelos negocios basados en SOHO (Small Office, Home Office / Pequeña oficina, oficina en casa). El Gobierno ha decidido endurecer las medidas para batallar contra el coronavirus y ha dispuesto que «todos los trabajadores de actividades no esenciales van a deber quedarse en casa a lo largo de dos semanas como lo hacen el fin de semana», si bien los empleados de cualquier ámbito que puedan hacer teletrabajo no tendrán que parar. Lo anunció este sábado Pedro Sánchez en una rueda de prensa por videoconferencia, la tercera en sábado después de aprobarse el pasado día catorce el decreto del estado de alarma, que a su vez fue prorrogado esta semana. Los trabajadores a distancia deben tener exactamente los mismos derechos que los trabajadores en el centro de trabajo, puesto que están adscritos a ese centro de trabajo.

«Sí es preocupante que sea una situación excepcional la que nos haga tomar conciencia sobre la relevancia de contar con las herramientas digitales para la administración integral de los negocios». Quizá, cuando esto pase, las empresas descubren que muchos de sus empleados no desean retornar a las oficinas. «El teletrabajo refiere a trabajo que se organiza de manera diferente», este elemento ayuda a diferenciar el trabajo a distancia de otros sistemas de empleo, todavía cuando cumplan con las variables precedentes. Como ha sido referido, existen tareas que se efectúan fuera de centros de trabajos concretos y con apoyos de las tecnologías de la información; no obstante, el teletrabajo modifica la organización y los métodos con los que tradicionalmente interactuaba el trabajador en su puesto y con la compañía.

El colectivo de autónomos y de empleados asimilados como los trabajadores del régimen de empleados domésticos son los más perjudicados por la actual crisis. Miquel Camps, presidente de autónomos de Pimec, explica que la preocupación es máxima porque están sufriendo anulaciones de contratos y pierden sus ingresos de golpe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.