Home » Empresas » ¿Es factible Trabajar desde casa por Internet?

¿Es factible Trabajar desde casa por Internet?

Creo que lo primero que hay que decir es que trabajar desde casa a través de Internet existe y no existe. Lo máximo que se puede hacer en este tema es hacer recomendaciones para mejorar las formas existentes de trabajo desde casa y nuevos tipos de organizaciones de trabajo. Pero es un error hablar del “trabajo desde casa” como si fuera algún tipo de fenómeno o tendencia en sí misma.

Todo lo que existe son varios modos o maneras de organizar el trabajo de las personas para que puedan cumplir con sus roles como productores y trabajadores dentro de la producción de mercancías capitalistas.

Tres modos de trabajas desde casa

En primer lugar, cuando la gente habla de trabajar desde casa suele ser un eufemismo de lo que realmente se entiende por “trabajo desde casa”. Esto incluye los casos de trabajo que se realiza en sus propios hogares u otros espacios privados como jardines y garajes. En este sentido, siempre ha habido trabajadores a domicilio, pero nunca ha habido un Internet que permita el acceso remoto a las empresas para prestarles servicios.

Un segundo significado de “trabajo en casa” es en el sentido de trabajar desde un lugar que resulta no ser su hogar. En este caso, se refiere a los trabajadores que hacen su trabajo desde diversos tipos de alojamiento distintos de sus propias casas: habitaciones de hotel, oficinas alquiladas por autónomos y así sucesivamente. Este tipo de trabajo siempre ha sido posible porque se trata de un asunto que se mueve por partes, que no requiere ningún medio o infraestructura tecnológica en particular. Por lo tanto, siempre ha habido gente que ha hecho este tipo de trabajo.

El tercer significado de “trabajo en casa” se refiere a una organización particular que se ha desarrollado durante la última década más o menos, que se caracteriza por subcontratar las actividades de producción a lugares distantes donde los costos de la mano de obra son más bajos. Este tipo de trabajo implica el teletrabajo, utilizando redes informáticas para la comunicación asincrónica y el intercambio de archivos; es una extensión del fordismo en su forma más pura.

En este tercer sentido, es cierto que Internet ha desempeñado un papel. Sin embargo, hay que tener cuidado de no exagerar su importancia: si bien la Internet proporciona acceso a la información y la comunicación sobre oportunidades de trabajo que de otro modo no habrían estado disponibles desde lugares remotos, no hace posible ese trabajo en sí mismo.

Así pues, en el mejor de los casos, lo que puede decirse es que Internet ofrece un entorno en el que el teletrabajo puede resultar más fácil de hacer o más viable económicamente. Pero esto no significa que ese trabajo sea posible sin la Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.